Blog

January 28, 2017

Un día fui a conocer el mar del nuevo lugar donde vivo. Es imponente. Me descalcé y me acerqué a la playa dejando que las olas llegaran hasta mis pies. Pensé en mi madre, que estaría en ese momento mirando el mar del lugar donde ella vive. La misma agua con color distinto. Empecé a caminar. Había muchas piedras, algunas de ellas me lastimaron. Había arena más suave también que me dejaba descansar y entre la espuma tuve que avanzar buscando un lugar firme en que me pudiera sentir segura. No veía bien, el mar iba y venía y no sabía dónde había arena fina y dónde piedras puntiagudas. Hasta que me detuve y respiré con calma. No me moví tratando de mirar a través del agua el fondo para saber en qué lugar pisar. Entonces sucedió una de las más bellas experiencias que he tenido: descubrí mis pies y los miré distintos y nuevos. Aparecían y desaparecían entre la espuma y la calma. Y ahí me di cuenta de todo. No importaba dónde estuviera parada o a dónde quisiera ir, no importaba la incertidumbr...

Please reload

Featured Posts

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Archive
Please reload

Follow Me

6 Way Road, Suite 127

Middlefield, CT. 06455

Tel:

(203)694-4358

    © 2017 by Avanza con Laura